miércoles, 23 de marzo de 2016

Receta: Crema de acelgas y aguacate



La receta que hoy os proponemos es una de esas improvisaciones que a veces, salen bien y dan un resultado mucho más positivo de lo que esperábamos.
El sábado volvimos de casa de los abuelos con un buen manojo de acelgas ... a mí me encantan de cualquier manera, pero hacerlas comida a casa, a veces es tarea complicada.
La mejor solución ?? Crema de verduras. Y con que lo acompañamos?
¿Qué tenemos en la despensa? Cebolla, patata y ... aguacate. Porque no?


Para hacer la crema necesitamos:
- Un manojo de acelgas
- 1 cebolla grande
- 1 patata mediana
- 1 aguacate
- Aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta.

La preparación es simple: Cortamos la cebolla y la añadimos con un chorrito de aceite en la cazuela y un poco de sal. Después, añadiremos las acelgas y lo dejaremos hacerse unos 5-7 minutos. Lo cubriremos con agua o caldo vegetal y pondremos las patatas y el aguacate cortados en dados y lo lleva a ebullición durante unos 12-15 minutos, aproximadamente.
El resultado ??? Sorprendentemente suave y delicioso.



Se tienen referencias escritas que sitúan la acelga en las regiones costeras de Europa y del norte de África bañadas por el mar Mediterráneo, dotadas de un clima templado adecuado para una planta a la que le perjudica bastante los cambios bruscos de temperatura. Existen documentos que prueban que ya en el siglo V aC los griegos utilizaban la acelga como un alimento en su dieta. Desde Europa se ha expandido a diferentes países del mundo y en la actualidad presenta una amplia difusión, de manera especial en América y Asia.

Una teoría sugiere que la acelga (variedad cicla) se originó por hibridación a partir de la especie Beta marítima, de la que parte también la remolacha de mesa (variedad vulgaris).

Parece ser que fueron los árabes los que, a partir de la Edad Media, empezaron a cultivarla y descubrir las auténticas propiedades medicinales y terapéuticas de esta planta. Resulta curioso que la acelga, una verdura tan utilizada como planta medicinal desde hace siglos por árabes, griegos y romanos, se considere en la actualidad una verdura ordinaria, de pobre categoría. Las razones de este desprestigio pueden obedecer a la facilidad de su cultivo, a su abundancia en el mercado o al precio asequible al que se vende.


En la Península Ibérica, el cultivo de esta verdura se extiende por la mayoría de las regiones del este, norte y centro. Cataluña y Valencia destacan como principales comunidades productoras. A nivel mundial, países de Europa central y meridional (Italia, Francia, Holanda, Bélgica y Alemania, así como las Islas Británicas) y América del Norte son los principales productores.


El aguacate es originario de México, Colombia y Venezuela. Los primeros españoles que llegaron a América bautizaron a este fruto con el nombre de "pera de las Indias", dada su semejanza externa con las peras españolas.
El aguacate es un fruto que generalmente se emplea a modo de hortaliza o verdura, de sabor delicado y de fácil consumo, rico en grasas monoinsaturadas, antioxidantes y minerales; aliadas de nuestra salud. Teniendo en cuenta estas propiedades nutritivas, es muy recomendable para todos los segmentos de la población: niños, jóvenes, adultos, deportistas, mujeres embarazadas, madres lactantes y personas mayores.

Por su aporte de antioxidantes y grasas de tipo monoinsaturado, se recomienda su consumo especialmente, los que tienen mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Las grasas monoinsaturadas tienen la propiedad de reducir las tasas de colesterol total en sangre, a expensas del llamado "mal colesterol", el LDL-c, al tiempo que incrementan los niveles de HDL-c, "el colesterol bueno", que en nuestro cuerpo se encarga de transportar por la sangre el colesterol desde las células al hígado, evitando que se acumule en las paredes de los vasos sanguíneos.

La vitamina E, como antioxidante, contribuye a reducir el riesgo de múltiples enfermedades, entre ellas, las cardiovasculares, las degenerativas e incluso el cáncer. Además, por su riqueza en magnesio y potasio y bajo aporte de sodio, resulta muy recomendable para aquellas personas que sufren de hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón y para los que tienen bulimia o toman diuréticos que eliminan potasio. Su contenido de potasio deben tener en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas controladas en este mineral.

Para ser bastante calórico, se debe moderar su consumo en caso de sobrepeso u obesidad.